Tarot sin preguntas

Una opción elegida por muchos de los usuarios de nuestra página web es consultar al tarot sin hacer preguntas puntuales. De este modo, los consultantes dejan que la tirada fluya y las cartas vayan planteando al azar las diversas temáticas. Así el tarot les transmite su conocimiento y les va aportando información carta a carta y progresivamente. Para muchos, el tarot sin preguntas es el mejor modo de sacar el máximo provecho al servicio que brinda un buen vidente y/o tarotista; una alternativa superadora al hecho de preguntar a los arcanos siempre lo mismo en repetidas ocasiones.

Esmeralda Romero - tarot sin preguntas

En efecto, el tarot sin preguntas es una manera de idear una consulta abierta. Resulta sorprendente advertir la gran variedad de temas que pueden llegar a poner las cartas de tarot sobre la mesa. Desde amor a dinero, pasando por salud, trabajo y futuro financiero. Al mismo tiempo, el tarot sin preguntas implica que el profesional a cargo de la tirada de cartas no requiere de cuestionamientos o interpelaciones directas. El silencio permite una mayor concentración y un alto grado de libertad. Efectivamente, el tarotista se permite «hacer su juego» y se circunscribe a comentar los mensajes que van «bajando» los arcanos mayores y menores. El o la vidente se limita a interpretarlos. Ello es para deshacerse de restricciones y estructuras. Las cartas fluyen y los mensajes llegan. Así de simple y sencillo.

El tarot sin preguntas es un servicio de videncia sin preguntas en el que nadie te juzgará ni juzgará tu inquietud. Cualquiera sea el motivo de consulta, el profesional a cargo de la tirada te manifestará aquello que aparezca ante sus ojos y a través de su don de percepción, sin cuestionarte como cliente. Esto, que parece un detalle nimio es, para muchos, la razón por la que se animan a solicitar una tirada de tarot a distancia (o tarot telefónico).

¿Cuáles son algunas ventajas del tarot sin preguntas? Evita preguntar muchas veces lo mismo al tarot y deja de lado las preguntas más frecuentes en el tarot. Así la consulta a las cartas se torna directa y honesta; sin reparos ni limitaciones en cuanto a qué temáticas tratar y cuáles dejar de lado. De esta forma, la cartomancia hace lo propio y el vidente o tarotista únicamente interpretará lo que indique la baraja. Sin agregados ni aditamentos. Las palabras justas acerca de lo que revelan los arcanos.

Un buen profesional experto en cartomancia y clarividencia, por lo general, solo precisa escuchar tu voz y poner su don de percepción a tu servicio. Sabemos que suena extraño, pero es realmente así: la conexión con el vidente o tarotista se da a través de la voz. Solo eso necesita para sentirte cercano y echarte una mano que te ayude a cambiar algo en tu vida. La certeza o la posibilidad de brindar buenas predicciones no dependen de cuánta información proporciones a la persona a cargo de la tirada de tarot. De hecho, podrías no decir nada e igualmente las cartas dirían mucho de ti; hasta lo que no te animas a mostrar o preguntar a los arcanos.

Santiago - tarot sin preguntas - videncia verdadera

Para muchos, el hecho de no hacer preguntas o no ser cuestionados genera cierta dosis de ansiedad. Sin embargo, si lo percibes como lo que es (un tarot abierto a lo que surja realmente), te parecerá natural que no tengas que plantear demasiadas cosas a tu interlocutor y que él o ella no precisen de datos adicionales, más allá de tu nombre de pila y tu fecha de nacimiento.

Apúntate al tarot sin preguntas y déjate llevar por la experiencia. Verás que no hace falta llenar huecos con palabras; las cartas hacen lo propio sin pausa y sin ayuda. Atrévete tú también a escuchar a las cartas sin presiones ni turbaciones. Conoce lo que tienen para decirte en este preciso momento. Deja que la baraja te sorprenda y ponga a tu disposición determinada información no sugerida ni demandada. Simplemente, datos sobre personas o eventos próximos que se van presentando a lo largo de la tirada y que mejorarán tu vida.